Hasta hace relativamente poco tiempo la única alternativa para las personas con  cejas finas o escasas era recurrir a productos de maquillaje. De este modo se conseguía «rellenar» con un efecto óptico las calvas de las cejas y dar la sensación de mayor densidad y definición. Pero cada vez hay más interés por una solución definitiva para mejorar el aspecto de las cejas.

Con el injerto o trasplante de cejas, se trasladan unidades foliculares  del propio paciente a las zonas de las cejas que se quieren rellenar. Es una intervención sencilla que aporta resultados muy naturales y permanentes, devolviendo la expresividad al rostro.

¿En qué consiste el Injerto o Trasplante de Cejas?

El trasplante de cejas mediante la técnica FUE consiste en implantar folículos uno a uno desde la zona donante del paciente a las cejas, permitiendo una reconstrucción completa en el mismo día. Esta técnica destaca por su simplicidad, rapidez y comodidad, ofreciendo resultados naturales en pocos meses.

Postoperatorio tras un Injerto de Cejas

El postoperatorio del injerto de cejas implica cuidados específicos para asegurar una óptima recuperación y el mejor resultado posible. Esto puede incluir medidas como evitar la exposición directa al sol, seguir indicaciones para la limpieza y cuidado de la zona tratada, y posiblemente utilizar soluciones tópicas prescritas por nuestros especialistas.